Método Pilates Clases Instalaciones Formacion contacto

Respiración: Obtener una mayor capacidad pulmonar y una mejor circulación de la sangre, para ello se inhalará para prepararse para un movimiento y se exhalará mientras se ejecuta, se mantiene respirando correctamente mientras se hacen los ejercicios, al oxigenarse la sangre y eliminarse los gases nocivos.

Control: Con un buen control de las técnicas de pilates evitaremos la realización de movimientos rápidos, a la par que descontrolados. El movimiento y la actividad descontrolados producen un régimen de ejercicios fortuito y contraproducente.

Fluidez: Conseguir o lograr armonía en todos nuestros movimientos a la hora de realizar cualquier ejercicio de pilates. Esto lo logramos con una perfecta fluidez en nuestros movimientos, que tienen que estar en perfecta sintonía músculos y mente.

Precisión: Según J.H.Pilates: “Cada vez que hagas ejercicio, concéntrate en los movimientos correctos, si no los harás mal y no servirán para nada”. Coordinación en todos los movimientos. Toma el control del cuerpo e y realiza los movimientos correctos en cada ejercicio.

Centralización: Idea fundamental del pilates, lo diferencia del yoga o de cualquier ejercicio de gimnasia. El control del cuerpo parte de una zona denominada “centro de poder”, formada por la base de la espalda, abdominales y glúteos. Deberemos conectar todos los músculos con nuestra mente.

Concentración: Todo ejercicio debe surgir de un esfuerzo mental y eso se consigue con la concentración. La respiración debe ser controlada por nuestra mente.

"Cada músculo puede ayudar cooperativa y fielmente al desarrollo uniforme de todos nuestros músculos." J.H.Pilates